jueves, 6 de marzo de 2008

Pearl S. Buck

Detallo seguidamente algunos de sus principales rasgos biográficos: nació en 1892, en una familia de misioneros norteamericanos. Siendo ella muy pequeña su familia marchó al Centro de China, a orillas del Yang-Tse, y allí se crió, en un ambiente totalmente chino. De mayor completó su educación en Estados Unidos e Inglaterra. Su matrimonio con un misionero americano le condujo de nuevo a China. En 1938 fue galardonada con el Premio Nobel de Literatura.

Pearl S. Buck retrata en sus novelas la cotidianidad de las gentes de la China de la primera mitad del siglo XX. Algunas de estas novelas fueron llevadas al cine, hecho que contribuyó a aumentar su notoriedad. En este punto, me viene a la memoria una película en blanco y negro protagonizada por Red Harrison y Katherine Hepburn, ambos caracterizados de chinos, (pero que se les notaba mucho que no lo eran) cuyo título he olvidado, pero no su contenido. Porque ya entonces, aunque adolescente, me impresionó el papel mísero representado por la mujer en aquella sociedad, sometida mansamente a los caprichos del marido y relegada u olvidada por éste cuando le apetecía.

De esta autora, muy célebre a mediados del pasado siglo, he leído sólo tres de sus obras:” Viento del Este, viento del Oeste” (llevada al cine); “La Madre” y” Peonía”. Esta última la que más me gustó. Pienso que la tengo que volver a leer.

---------
3 de julio de 2015: Está claro que cuando realicé este comentario no recurría al espléndido recurso de la búsqueda de información en la Red.

He actualizado el comentario, enlazando con Wikipedia y biografíasyvidas.com, donde se puede ampliar la información acerca de la escritora estadounidense. Y también con un  artículo publicado por elperiodico.com, titulado "Pearl S. Buck, la Nobel olvidada", firmado por Helena Hevia, del que he copiado y pegado, algunos de los párrafos para mí más significativos:
Pearl S. Buck, en su despacho, en 1943.
"...fue durante los años 30 una de las autoras estadounidenses más leídas gracias a sus vívidos retratos de la entonces inexpugnable China. 'Viento del Este, viento del Oeste', 'La buena tierra' o 'La estirpe del Dragón' son novelas cargadas de sentimentalidad y buenas intenciones, pero con una poderosa capacidad, hay que reconocerlo, para conectar con los lectores. En España, ya con el amplificador de las adaptaciones de Hollywood, sus novelas fueron el obligado fondo de armario de las bibliotecas familiares en los años 50 y 60.(...)Buck obtuvo en su momento los mayores honores. El Pulitzer, por 'La buena tierra'. Y en 1938, la distinción suprema, el Premio Nobel(...)llegó a China con sus padres a los tres meses y allí permaneció con algunas interrupciones hasta pasados los 40. Ese tiempo sirvió para alimentar el meollo de su literatura y para mostrar a Occidente y sin exotismos la dureza real de la vida rural en el país. Como asegura Spurling, su principal valor fue retratar a los chinos como un pueblo igual a cualquier otro y demostrar un respeto absoluto, sin resabios colonialistas o religiosos, por su cultura milenaria. Se ha dicho también que ella fue quizá el más importante puente cultural entre Estados Unidos y China, muchos años antes de que Richard Nixon bajara del avión en Pekín en 1972. Por cierto, como La buena tierra estaba prohibida en China, el gobierno de Mao no permitió que Buck formara parte del séquito del presidente" . 
oooOOOooo
Quiero, antes de concluir esta actualización, dejar constancia de mi admiración por esta , para mí, prolija escritora, que no grafómana(*) y cuyas obras, ambientadas en la milenaria China me resultaron amenas e interesantes porque me dieron a conocer una realidad de gentes muy distantes y no sólo en cuanto a espacio, sino social,  cultural y religiosamente hablando, pero, al final, seres humanos como yo, que aman, odian, temen, gozan, experimentan conflictos.... Sienten. Padecen. Viven.
No considero, pues,  que escribir acerca de  los sentimientos y conflictos  humanos sean cursilerías, más bien un don, una gracia, que si abundante, mayor gracia.

(*) Grafómana, término que he tenido que buscar y cuyo significado es la persona que tiene la manía de escribir.