miércoles, 9 de septiembre de 2015

Un exiliado de tercera, Carles Fontseré, o el trato de Francia a los exiliados pobres españoles.

Portada Un exiliado de tercera
En un artículo acerca del trato dado por Francia a los exiliados  españoles, publicado por Minuto Digital (*),  en el 2005,  llamó mi atención  la siguiente afirmación: "a partir de 1939, el Gobierno y el pueblo franceses trataron a los españoles de izquierdas como apestados", y  para apoyar la veracidad de tan grave afirmación reproducía diversas frases del libro "Un exiliado de tercera. En París durante la Segunda Guerra Mundial"(El Acantilado, 2004)(8), escrito por Carles Fontseré, un dibujante catalanista, famoso por sus carteles políticos (0), huido a Francia al término de la Guerra Civil Española, en 1939.

http://www.contranatura.org/graficas/ilustraciones/fontsere/index.htm


Mientras iba leyendo el artículo, me pareció ya conocido el contenido de algunas de aquellas frases y anécdotas, tal como si  las hubiera leído antes, aunque  tanto Fontseré (2) como su libro, me eran desconocidos, porque hasta entonces, no había oído hablar de ninguno de los dos. Más tarde recordé el libro en donde había leído  las historias muy parecidas a éstas, contadas por boca de Miralles, personaje real y al igual que Fontseré  soldado republicano, catalán y comunista, que huye a Francia, según nos narra Cercas(1) en su obra "Soldados de Salamina"(3)(Tusquets 2001)(**). En esta obra(págs.156-160) Miralles nos cuenta acerca de los campos de concentración, así llamados, dice, "pero no eran más que morideros", - y entre otras muchas sugerentes afirmaciones añade que "tuvo que engancharse como "voluntario" en la Legión Extranjera para salir de aquel horror",(5).  Miralles  también habla del controvertido general francés Leclerc, (4) liberador de París, y nos aclara " que fueron españoles y africanos los primeros que entraron en París conduciendo los carros de guerra".



En el libro de Fontseré, en resumen, se denuncia la discriminación y el denigrante trato que Francia dio al colectivo de los 
exiliados pobres españoles, tratamiento promovido desde las más altas instancias políticas que entonces gobernaban Francia,  hecho que ni entonces ni tampoco luego ha sido denunciado. "Hubo un pacto de silencio - señala Fontseré - porque los primeros que se desentendieron de los exiliados pobres fueron las propias figuras españolas importantes en el exilio , tales como Negrín, Companys, Picasso y Pau Cassals".
 
 Para poner fin a este comentario, recuerdo que el duro tratamiento que  los refugiados españoles de la Guerra Civil recibieron en Francia, confinados en  campos de concentración en execrables condiciones, también fue ampliamente expuesto por Avelí Artís_ Gener en su obra "La diáspora republicana". Libro ampliamente comentado por mí, a cuyos comentarios me remito.
 
(*)http://www.acantilado.es/cont/catalogo/docsPot/ACA0095_ABC.pdf ( Como no he localizado la información publicada por M.D., la he sustituido por la publicada por ABC, artículo firmado por Bou, cuya lectura íntegra recomiendo.
(**) Soldados de Salamina, libro leído en el 2005 y pendiente de actualizar mis comentarios sobre el mismo.

(0) http://www.guerracivil.org/Carteles/Fontsere/Articulo.htm

(1) http://blogs.elconfidencial.com/cultura/animales-de-compania/2014-11-17/no-hay-mas-preguntas-senor-cercas_455599/  



(4) http://historiavera.com/2014/08/12/philippe-leclerc-liberador-de-paris-y-criminal-de-guerra/   “Decir Philippe Leclerc es nombrar al héroe que liberó París al mando de la 2º División Acorazada francesa durante la Segunda Guerra Mundial. Su formación estaba compuesta por franceses y por un nutrido grupo de republicanos españoles exiliados, “La Nueve”.

(5) https://es.wikipedia.org/wiki/La_NueveEl 24 de junio de 1940, el III Reich vencía a Francia y le imponía el Armisticio tras una campaña de 40 días. Mientras tanto los puertos del África Occidental Francesa en Marruecos, Argelia y Senegal eran un caos, pues miles de refugiados se amontonaban en los muelles. Entre estos había muchísimos exiliados republicanos españoles de la Guerra Civil Española que habían huido de España debido al triunfo del general Francisco Franco.

La Francia de Vichy no ocultaba su desconfianza y rechazo hacia los republicanos españoles mayoritariamente izquierdistas y, aunque no procedió a deportarlos masivamente hacia España, les obligó a elegir entre prestar trabajos forzados en la metrópoli, enrolarse en la Legión Extranjera Francesa o ser repatriados voluntariamente.

(6) http://elpais.com/diario/2008/11/16/domingo/1226811153_850215.html  La última palabra de Juan Negrín El médico keynesiano
(7)http://www.ilustracionliberal.com/23/el-lado-oscuro-de-lluis-companys-jose-garcia-dominguez.HTML

(8)http://www.acantilado.es/catalogo/Un%20exiliado%20de%20tercera-94.htm
"Carles Fontserè, conocidísimo cartelista republicano, narra con viva emoción y acerado espíritu crítico un período crucial de la historia: desde el forzado exilio de los republicanos derrotados en la Guerra Civil hasta el desfile victorioso de los aliados en los Campos Elíseos de París. Fontserè arremete contra los tópicos de la memoria colectiva y las imposiciones de la historia oficial. Rememora sin tapujos la crueldad de los campos de concentración franceses, la utilización de los republicanos exiliados como carne de cañón en la Segunda Guerra Mundial, la apacible vida cotidiana y el bullicio noctámbulo del París ocupado por las tropas alemanas, el falso mito de la Resistencia o el mediocre papel de las elites republicanas en el exilio. Sus impagables vivencias atrapan al lector como si se tratase de una trepidante novela de aventuras que, sin embargo, no desdeña el apoyo de innumerables fuentes históricas, algunas de ellas silenciadas por los intereses dominantes. En sus memorias resuenan los ecos de los miles de «exiliados de tercera» que se vieron obligados a cruzar la frontera y acabaron arrastrados por el torbellino de la Segunda Guerra Mundial."