miércoles, 16 de agosto de 2017

La vuelta de don Camilo, de Giovanni Guareschi

La vuelta de don Camilo, de Giovanni  Guareschi, Edición Suma de Letras, marzo 2004. 
Traducción Fernando Anselmi.

Desde 2016 llevaba leyendo esta segunda parte de Don Camilo, “Un mundo pequeño”. Leía   capítulos sueltos, escogidos  un poco al azar. Así y aunque ya había leído unos cuantos, finalmente opté por  recomenzar su lectura y  leerlo tal como tengo por costumbre capítulo tras capítulo, desde un principio hasta el final. Un final que fue hacia mediados de julio de este 2017.  Es un libro grueso de 547 páginas, pero que no se hicieron pesadas debido a las múltiples historias, de variado fondo argumental, aquí contadas que giran en torno a los dos grandes brutos, don Camilo y Peppone, un cura y alcalde de un pueblecito  de la llanura del  Po, formado por  gentes sencillas como sencillos, elementales y comunes a todo el género humano son sus relaciones y  los sentimientos por ellos encarnados – amor, odio,  generosidad, egoísmo, bondad, interés, codicia, cerrazón…- Contrastes que son armonizados por una fe humilde, de profundo arraigo, en Dios, Supremo Hacedor, y en Jesucristo, Mesías Salvador que desde su Cruz, sin ruido alguno y aparentemente estático, vigila y cuida de todas sus ovejas, incluidas las descarriadas.



En esta segunda parte, opino,  Guareschi ha logrado continuar con el  éxito alcanzado con  Don Camilo, “un mundo pequeño, porque también aquí las narraciones  expresan emociones universales como universales son  sus personajes, que puedes hallar (toparte con ellos)   en cualquier punto del globo, y tiempo histórico(ayer, hoy, mañana). 

Particularmente las que más me impresionaron fueron “Los espíritus”(conmovedora historia, "una condena historia de guerra"; “El ángel del 1200”, “El anillo”, “La Virgen fea”, “Un fantasma de sombrero verde”, “Menelik”, “Comercio”, y “Victoria Proletaria”. Como puede observarse, son unas cuantas y cada una con su enseñanza. Unas tristes, otras tiernas, la mayoría jocosas. En suma, ¡buena lectura! Puede que en  venideras ocasiones, comente con detalle alguna de estas historias.

lunes, 7 de agosto de 2017

La gente de Smiley, John Le Carré

La gente de Smiley, Le Carré, Editorial Argos Vergara, 1980. Título de la edición original   ”Smiley´s people”.  Traducción Horacio González Trejo. Sobrecubierta Antonio Lax y Francisco Ontañón.
Lo acabé de leer ayer. Libro de casi cuatrocientas páginas de letra pequeña. Se trata de una enrevesada historia de espías, de lectura espesa. Un gran protagonista central, el agente jubilado George Smiley de los servicios secretos del Reino Unido, secundado por  muchos, bastantes, otros personajes con sus respectivos nombres ingleses. A los que hay que sumar otra buena retahíla de nombrecitos de  rusos y   de alemanes, pues también hay unos cuantos.  Los lúgubres y  principales escenarios se sitúan en Londres, París, Hamburgo, Berna, y Berlín, en días invernales con lluvia y nieve.  En suma, un libro algo plomizo, con largos diálogos en que las frases  se hacen complejas  por las observaciones y detalles  intercalados entre sus correspondientes guiones,  que muchas veces te obligan a releer  los párrafos a fin de casar el principio con el final. 

No obstante lo antes expuesto, la obra me resultó interesante por las tres siguientes razones: Por  la intriga desarrollada y su  inesperado desenlace final en las dos o tres últimas páginas de las 365 que tiene el libro. Por  brindar  al lector un  contraste de los modos, los medios y las formas de actuación entre dos tipos de servicios de inteligencia de países diametralmente opuestos en cuanto al sistema de gobierno, el  Reino Unido y  la Rusia soviética. Es decir, entre  un país democrático en el que sus agentes son un cuerpo de  funcionarios sujetos todos según el escalón jerárquico ocupado a unas disciplinas funcionales y de organización, que actúan dentro de un limitado  presupuesto económico y están obligados a justificar gastos.  Sometidos, pues, todos,- insisto - a  reglas  y protocolos    rigurosos de control,  en los que el cese puede llegar bien por tener la edad reglamentaria de la jubilación o por la simple arbitrariedad de un superior que quiere cambiar de equipo y sustituir a los antiguos y eficientes por nuevos elementos más adictos a su persona  y utiliza el convincente argumento para cualquier administración pública, de la reducción de  costes. Aunque en muchas ocasiones estos elementos menos costosos resulten, finalmente,  ineficaces e inexpertos, y, consecuentemente, se “destroce”  algo que funcionaba bien.

 Y del otro lado tenemos  la visión de los servicios secretos de un país de régimen comunista, donde se percibe imperan el  autoritarismo, la opacidad, las purgas, el exilio, y también la muerte como modo de eliminar al que estorba a los intereses del superior o superiores. Un conjunto de seres que dada su condición de agentes secretos tienen la oportunidad de vivir en el extranjero con condiciones  a años luz de las que disfrutan el resto de sus paisanos. Y no me refiero a condiciones económicas, sino al uso y disfrute de productos (alimentos, vestidos, viviendas confortables, aparatos electrónicos, etc.) comunes y extensibles a casi todos en el mundo libre occidental, pero  a ellos vedados en sus países originarios, o sea, las “repúblicas socialistas soviéticas, que conformaban la URSS.  Servicios de inteligencia mandados por una élite de individuos que están muy por encima del resto y viven rodeados de todos los lujos y ventajas que están negados a sus compatriotas.  
Y como tercera razón, la de acercar al lector al mundo bastante alejado a los comunes mortales, de los refugiados y disidentes del régimen comunista de la Rusia Soviética, gentes que pululan por  algunas ciudades europeas, tal apestados, en situaciones de extrema precariedad e indefensión, en las que viven controlados y utilizados por los unos y por los otros gracias a los infiltrados, agentes dobles, chivatos  etc, .

Otro aspecto interesante que nos ofrece esta lectura es conocer las ventajas coercitivas del chantaje sobre el soborno. Técnica, al parecer, muy empleada  por ambos servicios de inteligencia . ¡Qué peligro!




martes, 30 de mayo de 2017

La vida une y separa, por Cecil Roberts

aquellos_ primeros_ libros: La vida une y separa, por Cecil Roberts: “Scissors”, título en la versión original inglesa, Editorial Luis de Caralt , edición 1958. '' Scissors”, en castellano significa...


oooOOOooo

31 de mayo de 2017:
La vida une y separa, Cecil Roberts. Luis de Caralt, 1952, 2ªedición, marzo 1958. Título de la obra original: "SCISSORS", versión española de I.R. , libro dedicado a Harry Cunninghan Brodie.

Es una segunda lectura, realizada entre febrero y marzo de este año. Y cuyo comentario he ido retrasando, absorbida mi atención y el tiempo disponible, en torno a las lecturas acerca de la realidad cotidiana de la política de este país, España, pero en especial a las noticias e informaciones publicadas sobre los muchos juicios que y pese haber “estallado” en diferentes tiempos, ¡por fin!, después de muchos años de instrucción( al menos, es lo que se dice) se les ha dado inicio, coincidiendo todos, curiosamente, en este 2017(¡Qué casualidad! ). Pero, no hay que olvidar, son sólo juicios hechos por  humanos seres. Es decir, llenos de parcialidad, lentitud, dos, tres y distintas varas de medir, ciegos a la evidencias, y sordos a las voces que piden, reclaman, exigen, simplemente ¡Justicia! Así, con mayúscula, y como sinónimo de equidad. Dar a cada uno su merecido en justa proporcionalidad. Eso, pienso, aquí, en esta vieja nación de Europa, salvo contadas excepciones, no se da en estricto rigor ni abundantemente. Ni para los grandes (poderosos), pero mucho menos para los chiquitos, los del montón; porque a las ya graves DEFICIENCIAS(defectos) apuntadas, hay que añadir la de su COSTO. La Justicia en España es cara, muy cara. Tasas, minutas de letrados, procuradores, informes periciales, etc. etc. etc. …, con estas inmediatas consecuencias, a saber: 

  A) Que sólo acudan a la reclamación judicial los que tengan recursos suficientes(dinero, mucho dinero), y, además, estén dispuestos a sacrificarlos a este fin, sin, por otro lado, confianza absoluta en su resultado.

  ) En el caso de diferencia notable en las economías de los litigantes, cosa bastante frecuente, el  de mayores recursos económicos tiene todas las papeletas para, finalmente, ganar el o los pleitos, pues  “su bolsillo”, o “su bolsa” le permite además de la compra de voluntades poder contar con la asistencia  de bufetes de abogados de prestigio, que están suficientemente adentrados en el conocimiento del mundillo judicial, de los entresijos de las leyes y de sus enrevesadas interpretaciones,  capaces  no sólo de dar la razón legal a lo moralmente ilícito y anti natura, sino llegado el caso  prolongar casi indefinidamente la resolución final de la causa, con apelaciones, impugnaciones, etc. etc. … En fin, ¡un asco!


Pero, lo que hubiera querido hacer hoy, era destinar este primer comentario al libro de Cecil Roberts, cosa que no he hecho. En otro rato, si Dios, Supremo Juez,  lo quiere, continuaré.   

domingo, 29 de enero de 2017

Duermen bajo las aguas, Carmen Kurtz

Duermen bajo las aguas”, Carmen Kurtz, seudónimo  de Carmen de Rafael Marés. Círculo de Lectores. Cubierta,  J. Noguera/Printer.

Novela que hace ya unos cuantos años comencé a leer, pero luego interrumpí su lectura porque no despertaba suficientemente  mi interés. Recientemente volvió a caer en mis manos y esta vez sí que la leí de principio a fin. Según pude leer en el mismo libro, en el apartado “Autor y su obra”,  era una  “novela de cauce autobiográfico que ganó el premio Ciudad de Barcelona1954, y fue la primera que Kurtz(*) destinó a  un público de adultos, aunque desde 1943, escribía y publicaba cuentos infantiles. También se dice  que la escritora “… pretende mediante sus obras hacer una crítica del momento social al que pertenece” (¿?), aspecto que yo no he hallado en esta novela;  donde las experiencias contadas me parecieron alejadas de lo común, al menos para una mayoría. Más tarde y especialmente después de haber leído un artículo titulado “Las heroínas de Carmen Kurtz “por Cristina López Pavía, me hizo meditar acerca de mis iniciales consideraciones y releer, detenidamente, su biografía, tanto la que consta en el ya citado apartado del libro como la hallada en Wikipedia y en la página de escritoras.com.

Carmen de Rafael Morés,  nació en 1911 , en el seno de una familia de la burguesía barcelonesa, descendiente, tanto por parte de padre como de madre, de indianos de ascendencia catalana, cuyos ambos abuelos estaban casados con mujeres estadounidenses. Detalles que creo  necesarios conocer para acercarnos a la autora de esta novela, que fue- como antes ya he dicho - la primera de sus obras dirigida a un público adulto, pese a llevar  ya unos cuantos años escribiendo para niños. Ficción, pues, en la que están recogidos muchos detalles y sucesos  de su biografía. Muchos sí, pero otros muchos no, los cuales dejaron marca imborrable en su existencia, “que- en palabras de la propia autora - no supimos decir”,  o, tal vez, añado yo, no quisimos decir, “y duerman,  bajo las aguas y esperan su turno para salir a flote”.

De esta autora sólo he leído esta novela que,en su primera parte, tiene a Barcelona como escenario de fondo. La Barcelona, nada más y nada menos, de los años previos a la contienda civil del 36. ¡Período especialmente singular y crítico para todos los que en ella vivían!(1) Pero que  no se ve reflejado en el extenso y detallado relato  en torno a la vida de su protagonista,  Pilar, una joven catalana de familia bien, en los convulsivos años veinte, treinta y cuarenta, en la Historia de España y mundial.    Detalles e historias  contados desde la infancia, con descripción bastante pormenorizada de la composición del grupo familiar y del ambiente del hogar  paterno, donde eran cinco hermanos, chicas y chicos, huérfanos de madre, bajo la batuta de un muy “singular” padre. (E “impar” para su hija). Los capítulos dedicados a esta etapa de la infancia, adolescencia y primera juventud, resultan amenos  por las particularidades  familiares que allí se explican,  nada comunes para la mayoría de sus contemporáneos en aquella ciudad, Barcelona, y en aquellos tiempos(primer tercio del XX).  Pasajes que dan una visión de la protagonista y de su familia como parte  de una élite social,  burguesía catalana.  Historias de cuya lectura saqué la conclusión de que la  protagonista estaba convencida de  ser distinta al resto de los mortales. Luego,  en la segunda parte de la novela,fuera ya de su particular y elitista  entorno familiar,las narraciones  concernientes a sus propias experiencias como mujer joven casada y dependiente  en todo de un marido al que acompaña en sus múltiples traslados por motivos laborales en un país que no es el suyo, y en un mundo en guerra, la acercan  a la dura realidad . La realidad de muchos.


Me ha parecido muy interesante todo lo leído entorno a la autora y su contexto biográfico e histórico. 
_______________
(*)Carmen Kurtz decide dedicarse profesionalmente a la literatura infantil y juvenil, así, en 1962, se publica Oscar cosmonauta, primer libro de la que será una exitosa serie de novelas con Oscar como protagonista, y que la hace quedar finalista del premio más importante de la literatura infantil y juvenil en España, el Lazarillo, y la coloca en la lista de honor del galardón más importante a nivel mundial, el Hans Christian Andersen.
(1)  Sacados de Wikipedia, corto y pego  el apartado titulado Barcelona durante la República:]
Barcelona, capital de la región catalana, había sido un tradicional bastión del republicanismo español desde el siglo XIX y la ciudad aceptó rápidamente la proclamación de la República tras las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 ganadas por la Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Ello motivó que el nacionalismo catalán se manifestase prontamente como una fuerza política considerable, creándose la Generalidad de Cataluña para satisfacer las demandas de los nacionalistas catalanes, lo cual introducía un nuevo elemento adicional a las pugnas de izquierdas y derechas durante el periodo republicano. Durante la Revolución de Asturias de 1934, los nacionalistas catalanes más apegados a la izquierda política, dirigidos por Lluís Companys, trataron de proclamar un «Estado catalán dentro de la República Federal Española» el día 6 de octubre, pero la revuelta careció de apoyo armado y Companys capituló con sus seguidores al día siguiente. La rivalidad política entre las fuerzas de izquierda y derecha en Cataluña se vio complicada por el nacionalismo catalán como tercer factor; entre los líderes nacionalistas catalanes habían ciertamente una mayor identificación con la izquierda española que apoyaba las reivindicaciones autonomistas (sin llegar al separatismo) pero muchos militantes nacionalistas aún rechazaban el izquierdismo de sus líderes y se mostraban mucho más conservadores en cuestiones políticas. En ese contexto, Barcelona era la segunda ciudad más poblada de España, su principal puerto comercial en el Mediterráneo, una fuerte plaza comercial y bancaria, y poseía mayores núcleos industriales que la propia Madrid, por lo cual dentro de la urbe barcelonesa convivían tanto los mayores sindicatos de España como las principales firmas comerciales de la gran burguesía española.”


viernes, 20 de enero de 2017

La isla del paraíso, Victoria Holt.

La isla del paraíso, Victoria Holt. Traducción de Esther Donato. Círculo de Lectores, 1996. Título de la edición original:” The Road to Paradise Island “. Diseño: Emil Tröger .Ilustración: González Vicente.

Antes de exponer mi parecer sobre el libro hablaré un poco de la autora, la británica Eleonor Alice Burford Hibbert(1906-1993), una muy prolífica y afamada escritora  que escribió más de doscientas  novelas y vendió millones de ejemplares. Utilizó varios seudónimos,  diferenciando su uso según la temática abordada, siendo los más conocidos “Jean Plaidy”, y “Victoria Holt”. Bajo el primero vendió sus sagas de novelas históricas basadas en personajes y hechos reales del pasado, como por ejemplo las muchas que dedicó a los Tudor y su época.  Y en cuanto a Victoria Holt, según leí en Wikipedia, fue el seudónimo con el que se inició su fama  internacional, año 1960, cuando, siguiendo los “consejos del editor”  publicó en los Estados Unidos,  su primera novela romántica gótica, “ Mistress of Mellyn” (La señora de Mellyn), obra  que “ contenía la estructura clásica de las novelas de ese seudónimo, unas novelas de suspense romántico y ambientación gótica, que recreaba con tal perfección, que la llevaron a ser considerada "la gran dama del Gótico”.(*) También leí que muchos de sus lectores bajo un determinado seudónimo no sospecharon sus otras identidades. Yo  reconozco  que hasta  la lectura de esta novela, tanto la escritora como su extensa producción, me eran desconocidas. Ni tan siquiera me sonaba alguno de los muchos nombres utilizados por la escritora británica.

Particular y negativamente,  me ha sorprendido la transformación radical experimentada en su trayectoria literaria, que de escribir sobre personajes y  hechos reales, o sea,  históricos, en los que alcanzó justa fama por ser obras muy documentadas, tal como  lo demuestran sus  sagas en torno a los Tudor y su época,   pasó,  siguiendo las ya citadas recomendaciones de su editor, a escribir ficción. Pero ficción como, a modo de buen ejemplo,  la de “La isla del paraíso”, un verdadero artificio, opino,  lleno de tópicos y de idealizadas circunstancias  para un escogido público, en este caso femenino. En resumen, considero que la escritora inglesa sucumbió como tantos y tantos otros escritores, a lo largo y ancho de este mundo, a escribir sobre lo que tenía muchas probabilidades de  tener éxito en ventas, a tenor de determinados guiones sobre cuestiones y temas predeterminados; y no sobre lo que de su corazón, libre y espontáneamente, surgiera. He recordado al escritor estadounidense de origen judío, León Uris, y su obra " QB VII" en donde, entre otros temas, aborda  el impulso de la vocación de escritor, de su evolución y  del corrompido mundo del libro. Pero, principalmente, vino a mi memoria lo que el calificó  "ramera intelectual". Concepto asignado por Uris en su novela a todos aquellos que escriben lo que les ordenan   escribir los que les pagan.

 Luego de esta introducción dedicada a la autora, paso a comentar  "su creación”, una extensa novela  que conforma  un libro de más de 472 páginas, de fácil y  entretenida lectura, que aunque hace ya unos cuantos días  acabé de leerlo, no sé por qué he retrasado comentarlo. (1) La novela comprende dos relatos bien diferenciados, cada uno de ellos con pluralidad de personajes, en tiempos y lugares  del mundo muy diferentes,  cuyo eje vertebrador es la protagonista principal, Annalice Mallory. Una  joven inglesa muy  convencida, según mí parecer, de su superioridad étnica, cultural, rango social, así como el de sus ascendientes. Ejemplares únicos. Es bonita, inteligente, valiente, audaz, todos o casi todos se enamoran o se sienten atraídos por ella, etc. etc. 

El primero de los relatos, una interesante  trama  cargada de interrogantes, me sedujo lo suficiente, o sea, “me enganchó”,  y fui pasando hoja tras hoja  para hallar respuestas. Pero, principalmente,  desentrañar la conexión entre el ayer (los antepasados y el pasado) con el presente de la protagonista; después de haberla seguido a través de la lectura en su largo periplo desde el hemisferio Norte, hasta el otro lado  del mundo, en el hemisferio Sur. Este fuerte  contraste y mezcla, entre los personajes, la ambientación y las situaciones conflictivas a las que se ve abocada  la  protagonista, es el mayor acierto, según creo, de la historia. Esos dos escenarios diametralmente diferentes y opuestos. Dos mundos, dos épocas. La Inglaterra (Gran Bretaña) del XVIII y Australia con los archipiélagos del Pacífico Sur, principios del XX. Pero, en ambos, eso sí, la misma etnia dominante. Mientras  la leía, en múltiples ocasiones, vino a mi memoria las narraciones de Jack London, muchas de las cuales, como las aquí contadas por la escritora inglesa,   están también ambientadas y desarrollada su acción en territorios lejanos, no sólo por la distancia física– al otro lado del Mundo y hemisferio- sino por la raza, las creencias y tradiciones, cultura y crónicas de las gentes de los lugares citados. Relatos protagonizados por occidentales  de creencias y valores  cristianos, aunque en la práctica descrita, seres  avariciosos,  de sesgada humanidad, que están convencidos de su superioridad  por razón  del blanco color de su piel en relación al resto, los indígenas de las zonas, los propios del lugar con sus costumbres y creencias ancestrales. Lugares a los que "el occidental", genéricamente hablando, - no hay que olvidarlo - fue en busca de fortuna, bien porque carecía de ella, bien para acrecentarla.

Estas últimas consideraciones, supongo, han pesado mucho en mi valoración de la novela, y me han impedido ver a los protagonistas del áureo color con que Victoria Holt quiso pintarlos. Yo sólo he podido verlos  de muy oscuro tono, similares al del tipo humano descrito por Hobbes.

______________
(*)Copiado de Wikipedia: “En los relatos propiamente góticos se advierte un erotismo larvado y un amor por lo decadente y ruinoso. La depresión profunda, la angustia, la soledad, el amor enfermizo, aparecen en estos textos vinculados con lo oculto y lo sobrenatural. La mayoría de los autores sostiene que el gótico ha sido el padre del género de terror, que con posterioridad explotó el fenómeno del miedo con menor interés en los sentimientos de depresión, decadencia y exaltación de lo ruinoso y macabro que fueron el sello de la literatura romántica goticista, y más énfasis en otros elementos.”


(1) Y una vez hecho, muchos de sus párrafos los he rectificado y confeccionado de nuevo. 

jueves, 5 de enero de 2017

“Ben Ammar de Sevilla”,(*) Una tragedia en la España de los taifas, por Claudio Sánchez- Albornoz Sánchez-Albornoz_Claudio

(*) Al percatarme del error de bulto cometido al escribir el título del libro como "Abderramán de Sevilla" me ha llevado a releer , corregir y hacer alguna que otra modificación al texto. ¡Lo siento!

“Ben Ammar de Sevilla”, (*)  Una tragedia en la España de los taifas, por Claudio Sánchez-  Albornoz y Menduiña. Colección Austral, nº 1502, Espasa-Calpe, Madrid, 1972. Un libro de  muy completa edición, en cuya tapa  superior, en su dorso, ilustra al lector con datos biográficos del autor y  sinopsis de la obra.

Es una narración sencilla, de fácil lectura, desarrollada en ciento treinta y nueve páginas, con tipografía de tamaño normal y grandes espacios libres. Características que unidas al interés despertado en mí por la trama, hicieron que prácticamente “devorase”  el libro.

Ubicación deHistoria que parece de ficción, un cuento, pero no lo es. Como expresamente lo advierte su  autor, Sánchez-Albornoz,(1) en el prólogo ‘Mea Culpa’, cuando escribió: “Los personajes principales de esta narración son todos históricos; la mayoría de los sucesos en ella referidos acaecieron en verdad y los otros debieron o pudieron también ocurrir…”; es decir,   Al-Mútamid, Rumaykiya y Ben Ammar son, fueron, reales. Existieron en aquellos lejanos tiempos, siglo XI, de la España musulmana, Al-Ándalus, teniendo como específico escenario principal la Sevilla islámica, un reino taifa.

Ha sido una segunda lectura, la primera lo fue en 1993, pero, incomprensiblemente, -  ahora lo pienso así - la olvidé del todo, personajes y argumento.   Entonces todo lo allí contado me debió parecer irreal, lejano, y muy artificioso: un rey poeta que es más poeta que gobernante, una esclava convertida en reina y un favorito encumbrado a visir gracias a su talento lírico. En resumidas cuentas, un relato de “ Las Mil y una Noches”. Al presente ha sido bien diferente; tal vez porque he  mirado  a los personajes allí representados  desde su perspectiva  universal. Y, por este mismo motivo , creo entender el por qué su autor, el prestigioso historiador, experto en la Historia Medieval de España, bautizó su obra como “ Ben Ammar  de Sevilla”, porque este personaje, en mayor medida que los otros dos con los que comparte protagonismo, personifica, encarna un tipo humano universal, el del ser de ilimitada ambición de fortuna  y de poder, individuo , en muchas ocasiones tal como Ben Ammar, venido de la nada, un donnadie, pero que situado ya  en una posición social ventajosa, no tiene límite  ni freno moral que le detengan en sus ansias desenfrenadas de acumulación de mayores riquezas y alcance de jerarquía superior. Y ello le lleva a cometer todo tipo de villanías, incluida la traición al amigo y benefactor, y llegado el caso hasta el crimen. ¡Ay,  la codicia!

Transcribo las palabras de Sánchez – Albornoz en relación a sus consideraciones sobre Ben Ammar:

Acaso ensombrecí la figura de Ben Ammar, abultando sus flaquezas más de lo que su biografía nos permite adivinar. Me dejé ganar por mi personal antipatía hacia los intelectuales y políticos sin escrúpulos, arribistas, ambiciosos de mando y de riquezas, zigzagueantes, desleales, envidiosos, a la par supersticiosos y crueles, capaces de pasar de la adulación al espionaje y la mentira, orgullosos y violentos con las masas. No creo, empero, haber desfigurado su silueta. Por lo que de él cuentan las historias arábigas merece ser equiparado a muchos políticos de hoy que todos hemos conocido y conocemos.”   ¡Cuanta verdad y sabiduría acerca de la miserable criatura humana encierran estas palabras de Sánchez –Albornoz! A quien expreso y dirijo mi admiración más sincera.


Pero, resaltado lo negativo del personaje,  debo también resaltar  su especial don, su gracia, porque Ben Ammar, Abenamar, Ibn Ammar,(2), fue un gran poeta que, según leí en Wikipedia,  “destacó sobre todo en el cultivo de la gacela o gazal homoerótico. Su poesía supone una de las cimas del cultivo de la poesía amorosa en Al-Ándalus, en la que Abenamar es uno de sus representantes más destacados, pues se dedicó a la lírica culta amorosa árabe por pasión, y no por oficio como era común entre los poetas cortesanos andalusíes”.

Libro cuya lectura, resumiendo,  me agradó mucho.
  
Cierro este comentario con “Romance de Abenámar”, Anónimo. Desconozco si el morito al que está dedicada es el mismo cuya trágica historia nos cuenta Don Claudio.

ROMANCE DE ABENÁMAR
—¡Abenámar, Abenámar,   moro de la morería,
el día que tú naciste   grandes señales había!
Estaba la mar en calma,   la luna estaba crecida,
moro que en tal signo nace   no debe decir mentira.

Allí respondiera el moro,   bien oiréis lo que diría:
—Yo te lo diré, señor,   aunque me cueste la vida,
porque soy hijo de un moro   y una cristiana cautiva;
siendo yo niño y muchacho   mi madre me lo decía
que mentira no dijese,   que era grande villanía:
por tanto, pregunta, rey,   que la verdad te diría.
—Yo te agradezco, Abenámar,   aquesa tu cortesía.
¿Qué castillos son aquéllos?   ¡Altos son y relucían!

—El Alhambra era, señor,   y la otra la mezquita,
los otros los Alixares,   labrados a maravilla.
El moro que los labraba   cien doblas ganaba al día,
y el día que no los labra,   otras tantas se perdía.
El otro es Generalife,   huerta que par no tenía;
el otro Torres Bermejas,   castillo de gran valía.
Allí habló el rey don Juan,   bien oiréis lo que decía:
—Si tú quisieses, Granada,   contigo me casaría;
daréte en arras y dote   a Córdoba y a Sevilla.
—Casada soy, rey don Juan,   casada soy, que no viuda;

el moro que a mí me tiene   muy grande bien me quería.


(1) Me remito al artículo publicado por La Vanguardia, en 1984,( “Claudio Sánchez Albornoz, un apasionado de la historia de España”) con motivo de su muerte, en el que se glosa su figura como político, historiador,  periodista e intelectual .  Al final se detallan (y enlaza con cada uno ) los 82 artículos del insigne historiador,  publicados por ese medio.

(2) Todos estos nombres le corresponden.


viernes, 23 de diciembre de 2016

Oh ven Emmanuel - Blest ( Anónimo)

Oh ven, oh, ven, Emmanuel
¡Oh, ven! ¡Oh, ven, Emmanuel!
Libra al cautivo Israel,
Que sufre desterrado aquí
Y espera al Hijo de David,
Alégrate, ¡oh Israel! 
Vendrá, ya viene Emmanuel.

¡Oh, ven Tú, Vara de Isaí!
Redime al pueblo infeliz
Del poderío infernal,
Y dale vida celestial.
Alégrate, ¡oh Israel! 
Vendrá, ya viene Emmanuel.

¡Oh, ven Tú, Aurora celestial!
Alúmbranos con tu verdad;
Disipa toda oscuridad
Y danos días de solaz.
Alégrate, ¡oh Israel! 
Vendrá, ya viene Emmanuel.

¡Oh, ven Tú, Llave de David!
Abre el celeste hogar feliz;
Haz que lleguemos bien allá,
Y cierra el paso a la maldad.
Alégrate, ¡oh Israel! 
Vendrá, ¡.
"Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. " (Isaías 7:14)